¿Conoces las características del mármol travertino?

¿Conoces las características del mármol travertino?

Seguramente alguna vez te hayas quedado embelesado por la elegancia y calidez del mármol travertino. Para entender más acerca de esta preciosa piedra de decoración, sigue leyendo el artículo.

El mármol travertino

Se trata de una roca de origen sedimentario, compuesta principalmente por carbonato cálcico. Su uso principal es servir ornamento en todo tipo de construcciones, ya sea en forma de suelos, elementos decorativos interiores o exteriores. Infunde a las estructuras que acompaña sensaciones de calidez y naturalidad.

Las características de este mármol

El mármol travertino se origina en zonas kársticas. Las aguas de lluvia, con elevado contenido en dióxido de carbono, se filtran a través de dicha piedra. Las burbujas de dióxido de carbono liberado generan cavidades en la roca, otorgando al travertino su porosidad característica. De esta manera, entre las características del mármol travertino se encuentra el ser resistente al fuego y las altas temperaturas, que no le impiden mantener su magnífica coloración natural.

Otro aspecto importante es la composición, ya que el mármol se compone principalmente de carbonato de calcio y yeso. En el travertino clásico los minerales son incoloros a excepción del azufre, que dota al mármol de su color crema característico.

La existencia de otros minerales y compuestos resultará en un color diferente, pudiendo hablar de distintos tipos de mármol. Se diferencian así el travertino oro, el travertino amarillo y el travertino olivillo, además del clásico. También existe una clasificación según la región de procedencia.

Tipos de mármol travertino

– Travertino de Cannstatt: originario de la región de Baden-Wurtemberg, Alemania. Presenta un color nacarado.

– Travertino toscano: originario de la región de Toscana, Italia. El color es cercano al blanco.

– Travertino de Weimar-Ehringsdorf: originario de la región de Weimar-Ehringsdorf, Alemania. Tiene un aspecto dorado.

– Travertino de Persia: originario de Irán. Sus pigmentos le otorgan un color rojizo o amarillento.

– Travertino clásico: originario de Roma, Italia. Presenta un color crema, con muescas naturales.

Usos del mármol

Una de las ventajas del travertino es la gran versatilidad que te ofrece como elemento decorativo. Sus características físicas y su belleza lo convierten en el material ideal para decorar:

Encimeras de baño y cocina. Se puede jugar con los acabados para conseguir distintos efectos. Un acabado pulido transmitirá una sensación de limpieza, perfección e innovación. Por otro lado, un acabado apomazado o natural dejará ver un ambiente antiguo y regio.

Suelos interiores. Por lo general optaremos por el acabado pulido, debido a su facilidad para limpiarlo. Un color crema del traventino clásico es ideal para los suelos, otorgando una sensación de espacio y confort.

Suelos exteriores. La resistencia, elegancia y atemporalidad de esta piedra la convierten en la candidata ideal para suelos de jardines y piscinas. Siempre una sabia decisión.

Fachadas. La resistencia de este material se pone de manifiesto a la hora de funcionar como recubrimiento de nuestro edificio. Además, su color apacible y claro al incidir la luz natural sobre nuestra fachada evocará los monumentos de la antigüedad más célebres. Un toque clásico y elegante.

Paredes interiores. Ideal para baños, donde los colores crema te envolverán en un ambiente de intimidad y calma. En zonas comunes, los acabados pulidos imbuyen la sala con un aire selecto y lujoso.

Mesas. La calidad de una mesa reside en los materiales. Un acabado pulido con un color negro o rojizo será ideal para un entorno minimalista y de vanguardia, mientras que el apomazado con el travertino toscano te teletransportará a la época clásica. Las combinaciones son infinitas.

Origen del mármol travertino

Para hablar del origen del mármol travertino hay que remontarse a la antigua Roma. Originario de Tívoli, en Italia, donde se extrajo la roca y se comenzó a trabajar por primera vez. La proximidad de dicha ciudad con Roma es la razón por la que a día de hoy encontramos esta piedra en la mayoría de sus edificios señeros. Entre estos podemos encontrar el Coliseo, la Basílica de San Pedro o la Iglesia de Santa Maria Maggiore. Estas construcciones pertenecen a distintas épocas, lo que pone de manifiesto la atemporalidad del material.

Turquía cuenta, por su parte, con importantes yacimientos de travertino. Allí su uso también se remonta a la época clásica, destacando ciudades como Hierápolis.

En conclusión

El travertino es un elemento decorativo tanto de interiores como de exteriores, con múltiples aplicaciones en el hogar. La principales características son su versatilidad y su belleza, así como su resistencia. Como únicos cuidados a la hora de su mantenimiento, cabe destacar que hay que limpiar rápidamente cualquier mancha ocasionada por líquidos para evitar que estos penetren en la piedra. Asimismo, tienes que eliminar restos de arena y piedrecitas, ya que pueden rayar el mármol.

Existen diversas variedades de travertino, con sus diferentes tonalidades, porosidad y brillo. Sus múltiples combinaciones ofrecen infinitas posibilidades para la decoración de tus propiedades. Su atemporalidad característica lo convierte en un material imperecedero.

Sin duda, el mármol travertino es, ha sido y será un referente en la decoración y diseño de todo tipo de edificios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

SOLICITAR PRESUPUESTO


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).


X
SOLICITAR PRESUPUESTO